·

·

viernes, 29 de octubre de 2010

S.P.K. - LIVE AT THE CRIPT 1981



s.p.k. es uno de los pilares mas importantes en la música industrial, un colectivo que cruzó la linea entre un simple grupo musical a un estado psico-social real y sumamente denso de rebelión psiquiátrica, medicamentos psiquiátricos, terapias electro-shock, etc... , a mi opinión dignos de mucho respeto y verdadera admiración por la lucha de sus ideales, por lo primario y puro de su música y el grado de ultimas consecuencias al que llegaron muchos de sus integrantes.

Material en vivo para el 25 de abril del año 1981 en cript, paddington, londres.
Industrial puro en su máxima expresión ( y cuando digo máxima me refiero a verdadero magma industrial lacerante y sobrecargado de furia anti psiquiátrica, de esos disco que escuchas y te dejan una sensación de aver crusado la delicada linea entre la cordura y la demencia) en fin, altamente recomendado para los que (somos) adeptos a la no salubridad mental.
LISTA DE CANCIONES:
A1 Berufsverbot 6:44
A2 Emanation Machine R. Gie 1916 13:26
A3 Stammheim Torturkammer 4:56
A4 Ground Zero : Infinity Dose 2:23
A5 Serenace 6:00
A6 "John" 4:53
A7 Victim 7:53
Les dejo algo de información sobre esta leyenda enferma llamada S.P.K.
S.P.K. en vivo
En 1964, según consta en sus propios informes (están disponibles en Internet, en el sitiohttp://www.spkpfh.de), el doctor Wolfgang Huber, psiquiatra en la clínica de la Universidad de Heidelberg, organizó un grupo terapéutico. Durante su trabajo con el grupo, Huber, de formación marxista, desarrolló la teoría de que las enfermedades de sus pacientes eran propiciadas, si no directamente provocadas, por la sociedad capitalista; el hecho de que los médicos no lo reconocieran significaba que su interés estaba no en ayudar a la gente, sino sólo en mantenerla en su lugar dentro de la maquinaria económica: su función era lograr que los pacientes se mantuvieran respetuosos de las reglas, y su bienestar no importaba en absoluto.
La solución, declaró Huber, era combatir el iatrocapitalismo (es decir, el capitalismo propiciado e impulsado por los médicos) e instaurar una sociedad marxista. Como eran los años de la Guerra Fría, en un país dividido por la mitad, las autoridades expulsaron a Huber de la Universidad; entonces los pacientes decidieron protestar, como grupo, contra la expulsión, y se dieron el nombre de SPK: Sozialistisches Patienten Kollektiv, Colectivo Socialista de Pacientes.
Gracias a la presión del SPK, Huber fue devuelto a su puesto. Pero como siguió propagando, con sus pacientes y con otros médicos, sus ideas sobre la enfermedad como arma revolucionaria, el avance de las ciencias biológicas como una herramienta imperialista, etcétera, sufrió criticas feroces, persecución, y aun fue encarcelado junto con su esposa, la también psiquiatra Ursula Huber. Hoy, libres aunque despojados de licencia, los Huber siguen animando el SPK, que se ha convertido en una organización no gubernamental con una teoría basada aún en Karl Marx pero vuelta contra males y adversarios más modernos, como la comercialización del genoma humano.
Ahora bien, para 1971, aunque el SPK continuaba sus actividades, varios de sus miembros (especialmente pacientes) se habían separado del colectivo y se habían unido a grupos terroristas. Algunos participaron en atentados hechos en nombre de la RAF (Rote Armee Fraktion, Fracción del Ejército Rojo), también conocida como el grupo Baader-Meinhof, después de que los miembros originales de éste fueran capturados en 1972. Uno de estos atentados, contra la embajada de Alemania Occidental en Estocolmo, terminó cuando los terroristas volaron parte del edificio por error.
Y para 1978, después de la muerte en prisión de los miembros originales de la RAF, la diferencia entre ellos y el SPK era tan difusa que un grupo australiano de música industrial pudo tomar el nombre de SPK con la idea de que hacía homenaje a una célula terrorista.
Todo esto viene a cuento porque en 1989, Naief Yehya publicó un artículo titulado “SPK: el simulacro posindustrial” en el suplemento Sábado del diario Unomásuno. El artículo comentaba la discografía del grupo (uno de los pioneros de su género, surgido mucho antes que casi todos los músicos que han sido etiquetados como “industriales” en las últimas décadas) y la labor sus miembros más importantes, la cantante Sinan Leong y el compositor Graeme Revell (quien luego de dar fin a SPK se volvió mucho más famoso como compositor de música para cine). Yehya refirió unos pocos fragmentos de la historia del grupo terapéutico de los Huber pero lo puso, de plano, en un manicomio, hizo que su fundación estuviese inspirada por la RAF, le atribuyó el lema “Matar matar matar para la paz interna y la salud mental” y terminó su historia con la imagen del manicomio volando en pedazos cuando los locos se pusieron a fabricar bombas.