·

·

viernes, 22 de enero de 2010

Articulo sobre musica industrial


E querido mostrarles este articulo sobre música industrial que encontré hace algún tiempo en la web, no recuerdo la fuente exacta pero al final dejo las fuentes que aparecieron al final del articulo. Espero sea de su interés.

Industrial

Cuando me preguntan acerca del movimiento industrial aludiendo a toda esa gente que quema su tiempo con juegos de invasiones alienígenas y masacres colectivas, los escalofríos me invaden el espinazo y temo que el protocolo comercial haya impuesto definitivamente sus podridas manos sobre este modo de vida tan extendido como desconocido. ¿Puede alguien que haya participado al menos en una partida de rol decir que los aficionados a este juego son unos instigadores o unos asesinos? Pues de igual manera es imposible calificar a un individuo que se retrotrae al ordenador, o a alguna otra afición singular, como un tipo sin futuro, condenado a la mediocridad, porque si nos detenemos a pensar un poco, veremos que este es el perfil común de la mayoría de la población. Aquél que niega la era de las telecomunicaciones y la huida de las manifestaciones físicas colectivas como un presente que ya nos ha arroyado, sencillamente está perdido entre la cifras del calendario. Y todo esto puede estar sucediendo mientras se escucha música electrónica avanzada, minimalismo belga o tendencias descarnadas,

Los estados alterados de conciencia son válvulas de escape frente a la constante manipulación de los medios. Ésta comienza en las propias directrices impuestas al gobierno, pasando por los mensajes subliminales en la publicidad, hasta la información sesgada y tendenciosa que, con sus efectos narcóticos, inunda la red.

Y lejos de adoptar una postura activa agresiva, como el punk generado en la hostilidad de las colas del desempleo, el carácter industrial se pierde en la comunidad disminuyendo la frecuencia de su relación física con la sociedad. Ésta nos describe como ciudadanos marginales, adictos a la pantalla y a los cómics, de escasa o nula productividad y perjudiciales para el sistema, porque es incapaz de asimilar unas conciencias que entienden el mundo desde otra perspectiva.

¿Que es el arte? ¿Qué ha sido el arte? ¿Qué ha sido del arte?

Cuanto más se ha identificado el individuo con la denuncia a través del arte, mayor ha sido el autor rechazado. Pero claro, esto no es nada nuevo. El ser humano reacciona naturalmente contra de todo lo que le resulta extraño y nuevo.

Todo movimiento de interesante estudio posee una historia, y pensar que ha existido siempre bajo el mismo aspecto, sin desarrollo, es una idea equivocada. Adaptarse o morir. La tecnología ha avanzado enormemente durante estos últimos años. Los sistemas económicos han caído en monstruosas espirales de especulación y control social. Los poderes mediáticos se han encontrado con individuos de evolución muy peculiar tras estas últimas décadas de importante desarrollo personal (auspiciado por el mismo Estado desde esa viciosa presunción de sospecha). La pirámide de edad se encuentra en un proceso de inversión bastante acusado. Las bases del trabajo se precarizan y el ciudadano se enfrenta descaradamente al engaño. Se exprimen los últimos frutos del miedo al futuro ofreciendo toda clase de planes de pensión. Las universidades rebosan de hombres y mujeres en hibernación hasta que el mercado reclama a algunos de ellos. Hay una historia que relata el comienzo de la denuncia empleando los mismos medios de opresión; una visión del entorno en movimiento con un lenguaje en movimiento; una corriente que trata de hacer reflexionar al individuo. Por eso resulta tan incómoda.

Desde luego, la situación original ha cambiado mucho hasta ahora. Tampoco son las bandas industriales unos grupos de punk o metal que incorporan efectos electrónicos más o menos curiosos en sus piezas. El carácter suele ser pesado, o mejor siniestro, amargo, arisco, lleno de rabia contenida o desbordada y muchas, muchísimas frustraciones. La manipulación del sonido es un elemento común, para huir precisamente de esa falsa armonía que se denuncia; el mensaje es importante en virtud del efecto que pueda provocar en la audiencia, y la experimentación es el alma de la creatividad industrial. Un recurso muy empleado es la reconstrucción de los temas cortándolos en pedazos para volver a unirlos de manera distinta, recombinando la realidad, exhibiendo los monstruos que ésta genera en busca de la destrucción de los débiles esquemas de mentiras sobre los que justificamos nuestras vidas. Puede ser un grito o un susurro al oído, porque lo que nos asusta es simplemente el contenido del mensaje.

La enorme fusión que ha sufrido este movimiento, quizá tenga más que ver con su gran potencial y dificultad (se requieren ciertos conocimientos técnicos y bastante talento) que con la presunta ausencia de futuro, por ser un lenguaje tan directo y descarnado.

Se podría hablar de una prehistoria cuando los creadores del llamado manifiesto futurista (¶) (que apareció en Italia alrededor de 1.910) (¶) incorporaron el ruido a sus creaciones musicales. En esta tendencia se concede importancia a los ruidos más diversos, procedentes de aviones, trenes, aparatos y máquinas pesadas, factorías, etc. La incorporación del ruido a los sonidos musicales tradicionales fue realizada por el pintor Luigi Russolo con sus instrumentos para producir ruidos: los "intonarumori". Russolo clasificaba los ruidos en seis familias:

Truenos, estrépitos, explosiones...

Silbidos y siseos.

Murmullos, gorgoteos y susurros.

Estridenciass y crepitaciones.

Sonidos obtenidos por percusión sobre metales, maderas, pieles y piedras.

Voces humanas y de animales, gritos, gemidos y risas.

Este movimiento ejerció notable influencia en la música concreta y electrónica, destacando el compositor Balilla Pratela.

En 1916, los anarquistas Hugo Balle, Tristan Tzara, Marcel Janco & Richard Hue lsenbeck fundaron el movimiento artístico Dadaísta tras su primer encuentro en el Cabaret Voltaire ( Zurich). Los Dadaístas creían en la transmisión de ideas a través del sonido más que a través de las palabras, lo consideraban un medio más libre y sincero de expresión. Como rebelión cultural los Dadaístas creaban música basada en sonidos industriales. Composiciones como 'An-na Blume' (1919) & 'Ursonate' ( 1923) de de Kurt Schwetters, dieron inicio al desarrollo de la música 'abstracta' del siglo XX.

En 1923, George Antheil, un joven de 23 años y amigo de James Joyce, Ernest Heminway, Stravinsky, Ezra Pound y Pablo Picasso entre otros, escribía uno de los primeros capítulos de la música Industrial: "El Ballet Mécánico". Esta obra implicaba en escena a 16 pianolas, una sirena, y turbinas de Avión. El autor nunca logró escucharla tal y como la escribió debido a limitaciones tecnológicas, como la falta de MIDI, muestreadores y secuenciadores; en realidad puede decirse que Antheil fue un visionario. Esa obra nunca se interpretó completa hasta 1999 con la producción de Paul D. Lehrman, 75 años después de su concepción y 40 después de la muerte de Antheil.

En 1.939 se inventa la cinta magnética, y John Cage compone "Paisaje Imaginario # 1", la primera pieza que usó una reproducción electrónica.

Más tarde, la experimentación se centra en personajes como William Burroughs y Brian Gysin, a finales de los años 50. También habían trabajado con las posibilidades de la cinta magnetofónica Pierre Schaeffer y Pierre Henry, quienes compusieron Symphonie Pour Un Homme Seul” en 1950, marcando el comienzo de la “musica concreta”, que se logra captando sonidos ambientales y procesándolos posteriormente mediante complejas manipulaciones de la cinta magnética. Aprovechando el trabajo realizado por músicos como Karlheinz Stockhausen y David Vorhauss y la vanguardia europea (¶), las piezas que registraron fueron extraordinariamente caóticas, empleando la técnica "cortar y pegar" de manera indiscriminada a través de soportes magnéticos (lo que puede darnos una idea de la profunda laboriosidad del proceso, puesto que se trata de cortar y pegar físicamente las propias cintas).

Este modo de componer trascendió hacia la música popular, y un gran número de bandas de la psicodelia de los años 60 (desde los Residents o Frank Zappa hasta los mismos Pink Floyd) se vieron influidos por composiciones tan alejadas de cualquier concepto habitual de música como los trabajos de Edgar Varèse (¶) y Holger Czukay (ambos de formación clásica).

Con la aparición de la electrónica de manera comercial (se considera el creador de la música electrónica a Herbert Eimert quien, en 1.897 se propuso como objetivo satisfacer la necesidad de precisión y de nuevos sonidos reclamados por la aplicación generalizada de la serie dodecafónica), la experimentación se hizo cada vez más sencilla y efectiva, lo que resulta, en definitiva, el motivo para que el germen comience su auténtico desarrollo. Y como la cuna de la tecnología se localizaba en Alemania, los primeros grupos que formaron una colectividad ponderable se localizaron allí a finales de los años 60, bajo la denominación común de "kraut rock" o "rock teutón", movimiento liderado por una banda llamada Can, que combinaba ritmos pesados y experimentación electrónica en mezclas sonoras agresivas. Muchas bandas que formaron más tarde el movimiento industrial de los años 80 reconocían a Can como una de sus influencias. Es muy destacable también Faust, quienes ofrecieron trabajos interesantes cargados de experimentación que fueron grandes fracasos de ventas (teniendo en cuenta que su sello les adelantó una importante suma de dinero para poder grabar en condiciones idóneas su primer disco).

Una banda alemana que merece un puesto de especial reconocimiento en la historia de este estilo (y de la música en general) es Kraftwerk. Al principio, sus composiciones fueron extraordinariamente experimentales, de difícil audición y, sobre todo, de sonido original (no olvidemos que estos músicos construyen algunas de sus máquinas), con texturas prácticamente inimaginables hasta el momento (años 70). Los vocoders Kraftwerkianos son inolvidables, llegando a poseer entidad propia. Luego decidieron orientar su música hacia la pista de baile. Espero que los aficionados a este estilo estén disfrutando de ellos tanto como nosotros lo hicimos antes.

Y nos acercamos a la imagen que se conserva actualmente de la música industrial, a través de un grupo de estudiantes ingleses de escuela de arte llamado "Coum Transmission". Este colectivo formaba parte de un creciente movimiento intelectual artístico en Europa cuyas representaciones oscilaban entre la excentricidad y el impacto visual. Combinaban la música con la escenificación teatral, pasaban desde los monólogos más austeros a las actuaciones de música electrónica o acústica, apoyaban las escenas con música tribal de matices carácter percusivo, y todo ello con un talante obsceno y violento cuyo objetivo era el impacto sobre el público. Simulaban mutilaciones e imprimían unas fuertes dosis de violencia tanto física como psicológica.

En 1.976, Coum Transmission cambió su nombre por el de Trobbing Gristle (¶),y empezaron a editar álbumes que recogían, tanto sus representaciones como grabaciones en estudio. Gracias al escándalo creado por su última obra todavía bajo el nombre de Coum Transmisión, titulada "Prostitution" (1.976) adquirieron cierta popularidad que sirvió para extender el germen del movimiento al tiempo que elevaron el número de ventas de sus discos y colocaron al sello para el que grababan, y que ellos mismos crearon, en una posición de relativo privilegio dentro de la vorágine del mercado musical alternativo.

No obstante, su música no dejó nunca de nadar en las aguas de la experimentación, y el carácter de cada grabación es casi independiente del resto. Los elementos más unificadores fueron la técnica "cortar y copiar", la imprecisión sonora y la estética corporativa, sobre todo militar. Esto es debido a que eligieron investigar la música como un fenómeno de mercado desde una perspectiva irónica, con un humor exagerado y decidieron parodiar a la popular Martin Denny Orchestra de aquellos momentos.

Los cuatro miembros de Throbbing Gristle se propusieron reinventar el rock, con motivación y riesgo, con recursos poco convencionales como incluir discursos o sonidos ambientales en sus grabaciones. Querían editar música para la sociedad industrial en la que se sentían inmersos. Tuvieron la necesidad de crear un sello propio donde trabajar en plena libertad de creación. Buscaron un nombre tan poco romántico y crudo como la filosofía de los grandes sellos ("quienes editan discos igual que si de automóviles se tratase"). Y así surgió Industrial Records Limited. En una parodia de la deshumanización que denunciaban en este ambiente, llamaron Death Factory a la vieja fábrica en la que instalaron su base de operaciones.

Parece que la consolidación de la etiqueta "Música Industrial" llegó cuando un americano atraído por este proyecto (y rápidamente reclutado), Monte Cazazza, dijo que Trobbing Gristle hacían "música industrial para gente industrial". El resto fue una reacción en cadena: desde el primer disco publicado por el sello en 1.977, se comenzaron a editar también bandas con ideas afines (Cabaret Voltaire, Clock Dva, Leather Nun, Thomas Leer y Robert Rental, Monte Cazazza, S.P.K., NON, Z'ev, etc.). De igual manera, otro gran número de bandas ajenas al mismo comulgaron con esta manera de entender la música (Zoviet France, Nurse with Wound, etc).

En los primeros 80, una banda llamada Chrome añadió electricidad a través de las guitarras al género, consiguiendo un sonido más desgarrador y agresivo. Otra banda que se sumó a esta tendencia fue Killing Joke (aunque no estuvieron mucho tiempo tocando el mismo estilo), quien significaría una gran influencia para grupos actuales como Godflesh.

En Europa, un importantísimo grupo que revolucionó las bases compositivas establecidas, Einstürzende Neubaten, afirmaba: "la destrucción no es negativa, se debe destruir para volver a construir". Lo que hacían era crear una pieza, fragmentarla y reunir esos fragmentos de manera diferente. Actualmente sigue siendo una banda de enorme interés musical, además, muchos instrumentos de los que utilizan son de fabricación propia o productos de desecho a los que encuentran nueva utilidad. En su estudio poseen artilugios inverosímiles para cualquier banda convencional.

Test Dept fue otra banda cuya postura de denuncia política fue muy explícita tanto en sus letras como en su actitud, que, en definitiva, y si el músico es sincero, deben ser naturales y complementarias.

Y si la tecnología continuaba avanzando de manera sorprendente, el movimiento industrial no podía ser menos. Es el tiempo en que aparecen bandas de marcado carácter tecnológico (o se adaptan a los tiempos), como Cabaret Voltaire, Remyl o Babyland. Llegan los magníficos Front 242 (aunque se centraron más en la pista de baile con el Electronic Body Music -EBM- donde también destacan Covenant) y su mensaje social y apocalíptico-cibernético sobre el progreso y las costumbres. Surgen las fusiones con el metal en forma de bandas como Cubanate, Godflesh, Fear Factory (algo distanciados del concepto original), Ministry (en ocasiones, demasiado orientados a las pistas de baile y poco comprometidos), Nine Inch Nails (quienes representan el industrial más asequible y cuyas letras carecen de interés), Skinny Puppy (ciberpunkies imprescindibles), con el rock, dando lugar a otras bandas como Pigface o Grotus, con el Gótico (aunque esto es bastante discutible) ofreciendo bandas como Sisters of Mercy, Sungod, Bauhaus, Alien Sex Fiend, etc., incluso hay quien afirma fusiones tan interesantes como las perpetradas con el ambient o nueva era, en forma de bandas como Dead Can Dance (para nosotros, maravillosos e incunables). No hay que dejar de señalar la influencia que han tenido todos en la aparición de estilos como el Intelligent Dance Music (IDM) o el Avant Techno, y grupos como Autechre o Aphex Twin.

En definitiva, la música industrial posee un factor distintivo determinante: la tensión que en sus composiciones se refleja; una tensión interior (lejos de la alteración hormonal del rock y sus secuelas) que puede derivar en cualquier cosa, dependiendo del sujeto paciente, pero de manera íntima y crónica. El otro factor distintivo es el alejamiento de las normas compositivas más extendidas.

Génesis P-Orridge (componente de Throbbing Gristle) afirmaba que "realmente no importa el contenido de la grabación; es una buena manera para hacer reflexionar a la gente". Si el punk era una respuesta contra la industria del disco y los dinosaurios acomodados, el industrial ofrecía una amplia perspectiva de una sociedad en decadencia, enfrentándose cara a cara con la realidad de la condición humana.

Actualmente, el movimiento industrial a nivel musical casi parece más un recurso técnico para el resto de estilos, que un estilo propio, a nivel comercial, por supuesto. Existen muchas bandas y mucha gente que vive este modo de vida incluso de manera inconsciente; y si intuimos el control actual de la industria musical, distinguiremos superproducciones de sonido espectacular carentes de contenido frente a la escena subterránea donde encontraremos auténticos creadores que generan música industrial. Son los supervivientes del Apocalipsis Mediático. Y esto sucede a todos los niveles, incluida la evolución de la música clásica en una tesitura muy avanzada pero de difícil ubicación, donde podríamos citar nombres como Ligeti (¶) o Xenakis.

Alguien describió el movimiento industrial como una reflexión artística sobre la deshumanización de la gente y la inexorable polución del planeta por culpa de la industria basada en el estado socio-económico.

La música industrial no es un desafío sino el encuentro con uno mismo.

Bienvenido a la máquina.


Fuentes:
Hyperreal.org
El Topo
e-zine Resonancias
Foros de Mundoclasico.com Actualizado ( Domingo, 19 de Noviembre de 2006 19:52 )

Articulo no escrito por expresionexcentrica, encontrado en la web, autor original desconocido.